Acumuladores compulsivos. Patología caracterizada por la acumulación de objetos en casa.

Todas las personas en un momento dado pueden guardar objetos o cosas que pueden no ser útiles. Este comportamiento es considerado como algo normal y no necesariamente tiene que ser algo exclusivo de los acumuladores compulsivos, ya que existen muchos factores que conducen a ello (recuerdos de familia, posible utilidad futura, etc). Sin embargo, cuando este almacenamiento o acumulación comienza a ser excesivo y resulta angustioso deshacerse de objetos es cuando podemos comenzar a pensar que la persona puede padecer un trastorno por acumulación o acumulación compulsiva.

 

¿QUÉ ES EL TRASTORNO POR ACUMULACIÓN O ACUMULACIÓN COMPULSIVA?

Acumulador Compulsivo
Vaciado de vivienda con Acumulador Compulsivo

El Trastorno por acumulación o acumulación compulsiva es una patología relativamente nueva y aún en vías de estudio cuya característica principal se centra en la angustia que existe a la hora de desprenderse de los objetos acumulados. El resultado se traduce en la acumulación de objetos sin ningún tipo de criterio.

Esta acumulación compulsiva lleva a la persona que lo padece a apilar objetos en cualquier superficie existente en la vivienda.

Es frecuente que tienda a compararse el Trastorno por acumulación con el Síndrome de Diógenes, no obstante son patologías distintas. Mientras que en el Síndrome de Diógenes se acumula tanto objetos como basura y existe un aislamiento social y un deterioro de salud y reducción en la higiene, en los acumuladores compulsivos las personas suelen llevar una vida más o menos normal y no padecen el mismo deterioro.

 

CARACTERÍSTICAS BÁSICAS

En líneas generales el Trastorno por acumulación o acumulación compulsiva se caracteriza porque quienes lo padecen (acumuladores compulsivos) sienten una gran angustia ante la imposibilidad de deshacerse de sus posesiones. Esta imposibilidad genera que los objetos acumulados  sean tan numerosos que lleguen a impedir la permanencia o vida normal en la vivienda.

A diferencia de los coleccionistas el acumulador o acumuladores compulsivo no acumula objetos con un orden aparente, simplemente acumula y acumula.

Es una patología que puede comenzar en la adolescencia pero la media de edad en la que se busca tratamiento es de unos 50 años. Acostumbran a ser personas que viven solas y es posible incluso que tengan algún familiar que sufra el mismo problema.

 

PRINCIPALES PROBLEMAS A NIVEL DE SALUBRIDAD E HIGIENE

El principal problema que se detecta en viviendas de acumuladores compulsivos es que la utilidad de la misma se ve mermada o anulada completamente debido a que resulta imposible llevar una vida normal como consecuencia de la cantidad de objetos existentes.

Esta acumulación puede llevar al aumento de un riesgo a nivel estructural, de incendio o incluso para la propia vida de la persona que habita la vivienda que puede incluso llegar a morir aplastada o asfixiada por los objetos (el caso más conocido es el de los hermanos Collyer en Manhattan, en el que uno de los hermanos falleció aplastado por un derrumbe de libros y revistas).

También es frecuente que existan problemas relacionados con plagas. Los más frecuentes son los de roedores y cucarachas. Estas plagas a su vez favorecen a la propagación de enfermedades e infecciones.

 

NIVELES DE ACUMULACIÓN (TIPOS DE ACUMULADORES COMPULSIVOS)

El grupo Nacional de Estudio sobre Desorganización Compulsiva de USA clasifica a los niveles de acumulación en 5 tipos:

Tipo 1: Hogar limpio, habitable y acumulación no excesiva y contenida en un ambiente. Algún olor ocasional de animales domésticos y posibles indicios de plagas. Todas las puertas y escaleras accesibles.

Tipo 2: Desorden y acumulación en dos o más ambientes. Uno o más electrodomésticos no funcionan. Menos limpieza y algún olor desagradable. Superficies preparación alimentos sucias. Evidencias de heces y orina de mascotas.

Tipo 3: Desorden y acumulación extendida del suelo a techo, incluyendo áreas al aire libre. Dos o más electrodomésticos no funcionan. Higiene de mascotas descuidadas, heces por toda la casa. Desorden interior bloquea ventanas o puertas, un dormitorio o baño no es utilizable para su propósito.

Tipo 4: Acumulación extendida a través de la vivienda, se presentan daños estructurales como fugas o ventanas rotas, baños inutilizados e infestación de plagas. Dormitorio inutilizable, descomposición de alimentos. No hay utensilios limpios en cocina. Mascotas en malas condiciones higiénicas.

Tipo 5: Acumulación y desatención personal llevan a un caos para utilizar lo mínimo de la vivienda. Puede haber incluso heces humanas dada la inutilidad  de baños. Las mascotas presentan un peligro sanitario y hay daños estructurales en la vivienda. Algunas personas deben dejar las viviendas dado que no queda espacio para ellos.

 

¿CÓMO SE DEBE PROCEDER ANTE UN TRASTORNO POR ACUMULACIÓN O ACUMULACIÓN COMPULSIVA?

Lo primero que se ha de tener en cuenta es que la persona que padece Trastorno por acumulación o acumulación compulsiva es una persona enferma. Generalmente el afectado/a presenta un cuadro característico de anosognosia (la persona no es consciente de que su comportamiento no es normal). Una mala gestión de una paciente con Trastorno por acumulación o acumulación compulsiva no hará más que aumentar su ansiedad y empeorar la problemática, por eso es importante que sean especialistas quienes traten este tipo de trastornos.

Una vez comenzado el tratamiento es indispensable llevar a cabo una gestión de todos los elementos acumulados y proceder a su vaciado y gestión. Es frecuente que en muchas ocasiones se tenga que realizar un cribado para separar objetos inservibles de aquellos que tengan realmente un valor ya que no los acumuladores compulsivos guardan todo tipo de objetos.

 

LA LIMPIEZA Y DESINFECCIÓN

La limpieza o más bien el vaciado de las viviendas afectadas por Trastorno por acumulación o acumulación compulsiva rara vez pueden ser realizadas por personas no especializadas en este tipo de trabajos. Suele ser necesario contar con un equipo numeroso de personas así como contenedores de carga y gestión de residuos para llevar a cabo las tareas ya que a medida que pasa el tiempo los acumuladores compulsivos pueden llegar a tener toneladas de objetos en casa.

También es frecuente que en muchos casos la limpieza, vaciado y gestión de residuos de la vivienda con Trastorno por acumulación o acumulación compulsiva esté exigida por un juzgado o por la denuncia de un departamento de salud pública en los que se da un breve plazo de tiempo para dejar la vivienda en condiciones. Una empresa especializada puede realizar el proceso en apenas 24 horas con un equipo de 6-7 personas mientras que para un particular acostumbra a ser una tarea imposible. También se ha de tener en cuenta Que muchas veces es necesario que una empresa especializada desodorice y desinfecte de manera profesional las superficies de la vivienda (esto es necesario en el 80% de los casos).

En Vaciados Técnicos somos expertos en la gestión higiénica de este tipo de trastornos. Gestionamos el vaciado, la gestión de residuos, el control de plagas, la desinfección, la desodorización y la limpieza de su vivienda afectada por Trastorno por acumulación o acumulación compulsiva.

Si desea contratar alguno de nuestros servicios póngase en contacto con nosotros pulsando AQUÍ.
 
Volver Atrás


Otros enlaces de interés:

Servicios Generales | Acumuladores compulsivos | Síndrome de Diógenes | Síndrome de Noé

Vaciados Traumáticos | Vaciados Técnicos | Vaciado y Desinfección | Requerimientos judiciales

Vaciados Especiales | Vaciado de Viviendas | Vaciado de locales | Otros Servicios